IA y Movilidad

Movilidad

Las aplicaciones de la IA a la movilidad son prometedoras, aunque todavía sean emergentes y apenas den sus primeros pasos en la traslación a la ciudad, como es el caso de los vehículos autónomos. 

Para nuestro experto Raúl Rojas, el futuro -ya presente- del transporte serán los teléfonos móviles. Pero antes del despliegue del coche autónomo veremos el desarrollo del concepto de copiloto informático, con sistemas como los programas de estabilidad en las curvas de las autopistas.

Los retos de la IA para diseñadores y fabricantes también son complejos, sobre todo en el desarrollo de vehículos autónomos dotados de todo tipo de sensores, cámaras y radares. Pero esto cambia cuando la IA colabora en un contexto de convivencia con coches conducidos por personas. Para ello se está desarrollando el concepto de “conducta enjambre”, no sólo comprobar el mapa y los sensores, sino también el comportamiento del resto de conductores que le rodea para poder adaptarse a él.

Estos problemas son aplicables al espacio terrestre, pero en el mar y en el aire surgen retos diferentes. Cada vez encontramos más tipos de drones con funciones diversas, desde salvamento hasta transporte de mercancías y todo tipo de productos. Estamos asistiendo a los comienzos del desarrollo de vehículos voladores de transporte privado sin conductor. Todas estas aplicaciones, que no serían posibles sin IA y big data, están ya aquí. Su implementación y despliegue a gran escala, no obstante, requerirá aún de varios años.

IA y Automovil

Más aplicaciones de Inteligencia Artificial