Smart Energy

Las Smart Energy  son las soluciones en los servicios públicos de suministro (agua, electricidad y gas) que utilizan nuevas tecnologías en su día a día, entre las que cabe destacar el uso del Internet de las Cosas (IoT).

Bajo el epígrafe de Smart Energy, englobamos aquellas soluciones de IoT denominadas de Medición Inteligente (“Smart Metering”) que persiguen:
   - Disminuir el consumo de energía y las emisiones de CO2.
   - Producir mejoras energéticas y operativas.
   - Adaptar el uso de las instalaciones de energía a las necesidades del negocio a través de la gestión remota y el control de los equipos.


Un caso particular de Smart Energy es la denominada Red Inteligente (“Smart Grid”), que se define como la red eléctrica que incorpora tecnologías de la información, entre ellas, IoT, persiguiendo aumentar la eficiencia de la red, la sostenibilidad, la accesibilidad, la seguridad y la fiabilidad.

La “inteligencia” (de ahí lo de “Smart”), se consigue mediante el uso masivo de sensores / actuadores y otros objetos inteligentes dentro de las tradicionales áreas de transmisión y distribución, además del uso de medidores inteligentes y otros objetos inteligentes (electrodomésticos inteligentes, vehículos eléctricos, etc.) en el lado del cliente final. La ingente cantidad de datos recopilados, pasa a sistemas de Big Data e Inteligencia Artificial, que permiten la optimización en la gestión de los sistemas físicos.

En el caso del petróleo, sus derivados y el gas, los sensores de monitorización basados en IoT en oleoductos, gaseoductos, depósitos, camiones, vagones, barcos, etc. permiten rastrear la salud y la ubicación de los medios de transporte de petróleo y gas, facilitando el mantenimiento preventivo y aumentando la seguridad en la manipulación de materiales tan inflamables.

 

¿Qué aportan estas soluciones?

Desde el punto de vista del consumidor final: 
    - En soluciones Smart Grid el flujo eléctrico puede ser bidireccional, ya que el cliente final puede ser a su vez productor de energía, es decir, se convierte en prosumidor.
    - En general, un consumo optimizado de acuerdo a sus necesidades.


Desde el punto de vista del operador/comercializador:
    - Optimización de los sistemas físicos de producción, almacenamiento y transporte.
    - Mantenimiento preventivo y correctivo mucho más ágil y eficiente.


Desde el punto de vista de la sociedad:
    - Disminución de la huella de carbono.
    - Mayor seguridad.
    - Evitar desastres medioambientales.

 

Por ilustrar con un ejemplo el impacto de este tipo de soluciones: 


Telefónica ganó hace menos de un año el Premio Nacional Ambiental en Ecoinnovación en Perú con su solución “Smart Energy”. “Es una solución implementada desde el Segmento B2B de Telefónica y está dirigida a clientes corporativos con oficinas, sedes o centros logísticos dispersos geográficamente. A través de herramientas de IoT, Big Data y Cloud Computing, “Smart Energy” realiza el análisis de datos sobre el consumo actual de energía, logrando predecir y gestionar el recurso de manera integral y remota. Ello ha permitido, por ejemplo, que clientes del sector retail en aproximadamente un año de servicio, hayan logrado ahorrar más de 800 MWh (Megavatio-hora) en consumo de energía eléctrica, que equivale a decir que dejaron de emitir 114 Tn de CO2 al medio ambiente. A escala mundial, en los últimos cuatro años, Telefónica ha puesto en marcha 157 proyectos de eficiencia energética con los que se ahorró aproximadamente 329 GWh (Gigavatios-hora), que equivalen al consumo de 33.000 hogares en un año y € 41 millones en el gasto anual de electricidad. De esta manera se ha evitado la emisión de 101 Kilotoneladas equivalentes de CO2.”

La tecnología está lista para que las soluciones Smart Energy se generalicen y aporten los beneficios medioambientales y sociales que se prevén. Lo que hace falta es llegar a consensos políticos y económicos con los distintos actores involucrados y desarrollar la legislación y normativa necesaria. No parece tarea sencilla a la vista de las dificultades de consensos políticos en Madrid durante la actual celebración del COP25.


Una iniciativa muy interesante en éste ámbito es la SEFEP (the Smart Energy for Europe Platform). La SEFEP es una organización europea sin ánimo de lucro comprometida con el objetivo de un suministro de energía totalmente descarbonizado, confiable y predominantemente renovable en Europa antes de 2050. Fue fundada por la European Climate Foundation.