La tecnología Blockchain podría aplicarse para resolver los problemas de seguridad a los que se enfrentan las soluciones IoT.

A medida que aumentan las conexiones de dispositivos IoT, los puntos de acceso para los hackers también lo hacen. Por ello, la autenticación y la estandarización en cada uno de los elementos IoT son aspectos esenciales para una adopción generalizada.


Según el experto Iñaki Niharra, director de servicios IoT en IBM España, en declaraciones a CriptoNoticias, la arquitectura distribuida de Blockchain puede ayudar a solventar la mayor parte de los desafíos de seguridad y fiabilidad a los que se enfrenta la adopción de la denominada Internet de las Cosas:

- Blockchain es capaz de monitorizar los datos recogidos por los sensores y así evitar duplicidades con cualquier otro dato erróneo.
- Los despliegues de los dispositivos IoT suelen ser complejos, por ello, tener un libro de contabilidad distribuido es adecuado para dar a los mismos identificación, autenticación y seguridad en la transferencia de datos.
- En lugar de buscar a un tercero para establecer confianza, los sensores IoT pueden intercambiar datos a través de la tecnología Blockchain.
- Un libro de contabilidad distribuido reduce los puntos de “inseguridad” (puntos por los que los hackers podrían acceder al ecosistema) a uno único, protegiendo los datos de los dispositivos IoT frente a violaciones o falsificaciones.
- Blockchain permite la autonomía del dispositivo (contrato inteligente), identidad individual, integridad de los datos y comunicación punto a punto, eliminando cuellos de botella e ineficiencias técnicas.
- Los despliegues y los costes operacionales de IoT pueden reducirse gracias a Blockchain, pues ya no hay intermediarios.
- Los dispositivos de IoT son direccionables con Blockchain, siendo capaz de generar un historial de dispositivos conectados que pueda usarse para solucionar posibles problemas futuros.
- Las soluciones que integran Blockchain e IoT ayudan a simplificar procesos de negocio, mejorar la experiencia del usuario y mejorar la eficiencia de los costes.

 

Entendemos que los esfuerzos para soluciones de Identidad Digital Soberana pueden también aprovecharse en las soluciones IoT, dotando de un identificador único a cada dispositivo y que éste intercambie sólo los datos de identificación y de funcionamiento necesarios en función de qué otro dispositivo o persona esté estableciendo comunicación con él.
Por ejemplo, un sensor de ritmo cardiaco en un paciendo con problemas de corazón puede compartir datos anónimamente para un estudio universitario, facilitar sólo el sexo y la edad del paciente para otro estudio hospitalario y facilitar todos los datos para la unidad de cardiología que se encarga de ese paciente.