Robótica para el acompañamiento

Robótica para el acompañamiento

Casi desde los orígenes de la robótica, se ha planteado la creación de robots como herramientas de acompañamiento humano y esto se ha traducido en distintos prototipos que han sido incluso comercializados, como Jibo. Este pequeño androide, con aspecto de megáfono sofisticado, ayuda a las familias a cuidar de sus mayores, con un coste de alrededor de 50 euros al mes.

¿Qué pasa cuando las familias y sus miembros más veteranos están lejos, o los más jóvenes no pueden pasar todo el tiempo que quisieran o debieran con los mayores?

En 2015 nacía la empresa Intuition Robotics, que se centra en paliar un problema específico de las personas muy longevas del que no se habla mucho: la soledad y el aislamiento social, algo que afecta a entre el 40% y el 60% de este segmento poblacional.

Esta compañía está desarrollando un “compañero para el envejecimiento activo” llamado ElliQ, consiguiendo 20 millones de dólares de financiación en una primera ronda. La empresa trabaja en un nuevo concepto que ve el envejecimiento como algo que celebrar en lugar de centrarse en las discapacidades, según explica Dor Skuler, experto del FTF y CEO y cocreador de Intuition Robotics.

 

Para paliar la soledad de las personas más mayores -que tiene un impacto directo no sólo en su calidad de vida, sino también en su salud-, hay que modificar dos factores muy implantados en la sociedad actual:

- la brecha digital y
- la tendencia de la gente mayor a repetir una misma rutina y ser reluctantes a incorporar modificaciones.

El robot social ElliQ recuerda a sus dueños que tomen su medicación, les gestiona el transporte, les avisan de sus citas no sólo presenciales sino telefónicas e incluso les sugiere actividades recreativas conjuntas, como juegos online. En el CES 2019, ElliQ se presentó como producto acabado y se empezaron a admitir pedidos adelantados. Su precio es de alrededor de 1.400€, a lo que habrá que añadir una cuota mensual “asumible”.

Al contrario de lo que sucede con otros asistentes digitales como Alexa, manejar a ElliQ no requiere de habilidades específicas; se trata, además, de un sistema proactivo, basado en una inteligencia artificial que intenta entender el mundo que le rodea y adaptarse a unos objetivos previamente introducidos por la persona mayor a la que acompaña.

En febrero de 2020, Intuition Robotics ha anunciado que ha conseguido otros 36 millones de dólares de financiación para sus proyectos. Este tipo de inversiones, junto con la celebración de conferencias especialistas como la International Conference on Social Robotics (ICSR), cuya última y undécima edición se celebró en Madrid entre los días 26 y 29 de noviembre de 2019, son señales de que la robótica de acompañamiento tiene todavía mucho que decir.

En el anuncio de la financiación que acaba de hacer Intuition Robotics, Dor Skuler explica en TechCrunch que la compañía ha pasado los últimos dos años recopilando datos a través de ElliQ. En el proceso, la compañía pasó más de 10.000 días en los hogares de los primeros usuarios para recopilar datos. El más joven de esos usuarios tenía 78 años y el mayor 97.

Modelos de negocio: