De los 36 a los 50 años

A priori, todo es de color de rosa en esta generación de cara a un futuro en el que se vivirá más, en el que parece habérseles concedido un tiempo extra con el que nadie contaba. Sin embargo, la perspectiva cambia cuando echan un vistazo a la generación anterior, los conocidos como baby boomers, que pudieron comprarse sus casas sin demasiadas dificultades y sabían que iban a disfrutar de una pensión justa. 

En la actualidad, esta generación tiene que asumir que el sistema de pensiones es muy posible que sea insostenible y que no llegue a cubrir su jubilación. A cambio, cuenta casi con una segunda oportunidad, una doble vida en la que tendrán tiempo para hacer muchas más cosas en todos los ámbitos, desde la reinvención laboral impensable en la generación anterior, a la familiar, con un aumento de la paternidad tardía e incluso de los segundos y terceros matrimonios.

El aumento de la longevidad da a este segmento de edad la oportunidad de actuar como puente entre generaciones, hacer que las inmediatamente anteriores y posteriores a la suya mejoren su convivencia ayudando, por ejemplo, a la digitalización -una capacidad que ellos sí han podido aprender y asimilar- de los más mayores.

Oportunidades por edades: