Neurociencia empresarial

Neurociencia empresarial

Otro campo también relacionado con el ámbito laboral es la aplicación de los conocimientos de neurociencia a los distintos departamentos de negocio de una empresa, como en el caso del neuromarketing o la economía de la conducta; e incluso la llegada de disciplinas nuevas como la neuroarquitectura.  En todas ellas, los hallazgos de esta disciplina condicionan el desarrollo de negocio de las compañías y las ayuda a acercarse a las necesidades de los clientes. 

Neuromarketing 

Es la neurociencia aplicada al estudio y análisis del comportamiento de las personas con el objetivo de entender y predecir la conducta de los consumidores. 
El objetivo es tratar de comprender cómo el cerebro se activa ante los estímulos generados por las técnicas del marketing y de este modo poder identificar patrones de actividad cerebral que muestren más información de la que los consumidores muestran con su comportamiento, incluso las emociones profundas con las que toma decisiones de forma irracional, inconsciente e impulsiva.
El neuromarketing quiere ir más allá y avanza en conocer cómo el sistema nervioso traduce la mayor parte de los estímulos a los cuales está expuesto y predecir la conducta del consumidor frente a dichos estímulos con el fin de identificar el mejor formato y los medios más eficientes para que el mensaje sea recordado más fácilmente por el potencial consumidor.
Cada vez son más las empresas que requieren del neuromarketing para encontrar las claves que les expliquen los comportamientos de sus consumidores para  lograr una mayor eficiencia en la relación con ellos.

 

Neuroeconomía

Relacionado con el neuromarketing, se comienza a aplicar los conocimientos de la neurociencia al comportamiento económico, buscando utilizar los conocimientos del funcionamiento cerebral para entender mejor las decisiones financieras y económicas que toman los consumidores. Para ello, economistas profesionales estudian el comportamiento del cerebro de los consumidores para conocer cómo han reaccionado ante diferentes estímulos o acciones. Así, la neuroeconomía estudia la actividad cerebral durante la toma de decisiones relacionadas con la economía.
Uno de los puntos álgidos de esta variante de la neurociencia llegó de la mano de Daniel Kahneman, psicólogo y autor de varios superventas que ganó el premio Nobel de Economía en 2002. Kahneman sostiene que nuestras decisiones respecto a la economía son menos racionales de lo que creemos y no siempre elegimos la opción más lógica. Hay diferentes mecanismos que influyen en las decisiones tanto negativas (sistema de aversión) como positivas (sistemas de recompensa). 
Saber cuáles son las funcionalidades neuronales y el papel que desempeñan los distintos sistemas del cerebro en estas decisiones puede ser determinante para explicar las transacciones económicas arriesgadas e incluso la creación de burbujas. Para poder entender estos procesos, hay que tener en cuenta que las expectativas y las emociones como el miedo y la codicia influyen en las predicciones económicas. Si se quiere hacer una predicción, es necesario tener toda esta información que aporta la neurociencia.

 

Neuroarquitectura

 

La neuroarquitectura es la variante de la arquitectura tradicional que diseña las construcciones basándose a cómo el cerebro reaccionar a los diferentes estímulos. Las construcciones se basan en las emociones de quien las habitan o habitarán y en el efecto que se busca conseguir con el edificio.
Aunque es una disciplina en proceso de definición, los neuroarquitectos han detectado ciertos patrones comunes de comportamiento ante determinados estímulos, por ejemplo:
- El equilibrio térmico resulta indispensable para mantener el bienestar,
- la iluminación natural y la presencia de plantas influye en la melatonina y en la calidad del sueño
- hay elementos que facilitan la relajación como las fragancias naturales, los tonos azulados o el uso de curvas en vez de angulosos. 
La puesta en práctica de la neuroarquitectura además, general una cantidad ingente de datos sobre los hábitos de los inquilinos de las construcciones, por lo que se hace imprescindible el uso de tecnología como el Big Data o el machine learning para procesarlas. 

Aplicaciones de la neurociencia