Salud mental y neurociencia

Salud Mental

Según la Organización Mundial de la Salud hay mas de 300 millones de personas que sufren depresión en el mundo y 260 millones que sufren ansiedad. Estas son las dos afecciones de salud mental más extendidas en el mundo, pero no las únicas ni las más dramáticas. También el número de diagnósticos de esquizofrenia, trastorno bipolar u otros tipos de trastornos como los del espectro autista sigue aumentando.  Estos trastornos suponen un reto para la sociedad, ya que sus efectos a largo plazo suponen un coste, emocional, económico y de productividad para toda la sociedad. 

 

A los trastornos mentales, emocionales y del desarrollo hay que añadir otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson que son motivo de estudio en la neurociencia por cómo afectan al cerebro y la dificultad para encontrar una cura o avances significativos en sus tratamientos.

A pesar de que estos retos suponen todavía una tarea pendiente para la neurociencia, el desarrollo de esta disciplina hasta la fecha nos permite saber otras muchas cosas sobre las enfermedades mentales y neurodegenerativas. “El Alzheimer, la depresión y una variedad de trastornos mentales ponen en riesgo los sentimientos primarios y cómo se gestionan y organizan”, explica Antonio Damasio. Al mejorar el conocimiento sobre el funcionamiento cerebral, podemos entender mejor cómo funcionan también las enfermedades que implican a este órgano.

 

En el Future Trends FOrum se identificaron varios puntos importantes de cómo la neurociencia está trabajando para poder conocer mejor la salud mental y sus enfermedades:

- Estudio de las conexiones neuronales, que permite observar los cerebros de las personas enfermas, y buscar las similitudes y diferencias entre los diferentes trastornos. Además, se pueden identificar los patrones de conexión disfuncionales y actuar sobre ellos con terapias diseñadas a medida.

- Perfeccionamiento de tratamientos o medicamentos. Con el uso de tecnología (como las de neuroimagen), se están descubriendo determinantes neurobiológicos y genéticos de distintas enfermedades, lo que permite el desarrollo de diagnostico y terapias novedosas y casi personalizadas. 

 

Nuestro experto Manuel López Figueroa nos explica en este vídeo como en los últimos 20 años, se han planteado nuevos enfoques como la aplicación genética y de otras herramientas moleculares en la medicina personalizada, en la predisposición y también para obtener un mejor entendimiento del estado del paciente.

 

 

Nuestro expertos vaticinan un futuro alentador para este desarrollo de la neurociencia, ya que a mayor conociemiento del cerebro (neuronas, conexiones) habrá un mayor conocimiento de las disfunciones que producen las enfermedades, generando progresos tanto en el tratamiento como en la prevencion. Nuestros expertos vaticianan que se podrá llegar a prevenir algunos problemas mentales, incluso antes de que los pacientes sean conscientes de ellos. 

 

Además, aseguran que en el futuro se desarrollarán pequeñas moléculas que marcarán la diferencia para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas y la neuropsiquiatría. Por último, la tecnología también marcará un punto de inflexión, ”especialmente los wearables, que podrán ser útiles en enfermedades psiquiátricas como la ansiedad, la depresión; o neurológicas como la migraña o la epilepsia”, detalla nuestro experto Ng Wai Hoe.

 

De todo esto, se concluye que muchos de los esfuerzos de la neurociencia están dedicados a conocer mejor el cerebro humano y las enfermedades que puedan afectarlo, persiguiendo su conocimiento y sus posibles tratamientos. Según Juan Carlos López, neurocientífico con amplia experiencia en el ámbito del descubrimiento de fármacos, debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

- Personalización de los tratamientos. Las enfermedades mentales son realmente una colección de enfermedades; si observamos a 100 pacientes con esquizofrenia vemos que tienen síntomas diferentes. Por eso se hace necesario un tratamiento personalizado. El problema es que las medicinas son más económicas si se diseñan para aplicarlas en un grupo grande de gente.

- Modalidad terapéutica, elegir qué tipo de terapia es crucial para este tipo de medicamentos.

- Regulación, es necesaria una normativa flexible relacionada con el lanzamiento de este tipo de medicamentos en el mercado,

- Tecnología. Es importante saber elegir entre la tecnología existente y la posibilidad de crear nueva tecnología, sobre todo en tratamientos donde el nivel de cuidado ya existente es suficiente.  Esto se da especialmente en el contexto de la optimización cognitiva.  Un ejemplo claro es la cafeína. Podríamos decir que la cafeína mejora la cognición. Si inventáramos algo tan solo un poquito mejor, ¿por qué lo compraríamos? Tendría que ser un producto que supusiera una auténtica transformación para que lo consideráramos una alternativa mejor que lo que ya tenemos.

Acceso, el coste determina quien podrá tener acceso a estas nuevas terapias. 

  • más alla del cerebro
    Más allá del cerebro

    Neurociencia amplia su área de estudio más allá del cerebro

    Ver más
  • Neuronal

    Tipos de neuronas y sus conexiones

    Ver más
  • Salud Mental

    Cómo la neurociencia trabaja en el tratamiento de la salud mental.

    Ver más

Neurociencia: más allá del cerebro

  • Qué es neurociencia

    Qué es y qué estudia la neurociencia

    Ver más
  • Aplicaciones

    Cuales son las principales aplicaciones de la neurociencia

    Ver más
  • Neurotecnología

    Principales tecnologías que influyen en esta ciencia

    Ver más
  • Futuro de la neurociencia

    Prediciones del FTF sobre el futuro de esta ciencia.

    Ver más