barreras de la salud digital

Los expertos del FTF de la Fundación de la Innovación Bankinter se agruparon entorno a cinco grupos de debate; organismos públicos sanitarios, pacientes, profesionales de la salud, inversores e industria farmacéutica y sanitaria, para identificar cuáles son las principales barreras a las que se enfrenta cada uno de estos grupos a la hora de implementar la Salud Digital.

Organismos públicos sanitarios

  • Barreras políticas: hay un conflicto de intereses no resuelto y la visión de los gestores es determinante para conseguir objetivos.
  • Personal instituciones: no tienen incentivos para innovar y esto supone un riesgo que no quieren asumir.
  • Inexistencia estándares: se necesita desarrollar un marco normativo común a nivel europeo que armonice la digitalización del sistema.

Pacientes: 

  • Privacidad: existe miedo respecto al uso indebido de los datos de los pacientes.
  • Sistema fragmentado: no existe interoperabilidad con la información del paciente respecto a sus pruebas clínicas, diagnóstico y pautas de tratamiento.
  • Exceso de información: los pacientes no pueden identificar qué información tiene valor para ellos; necesitan “ser educados” para interpretar la información e identificar cuál es la correcta.

Profesionales de la salud

  • SILOS información: el diseño de los sistemas de información sanitaria está basado en silos, esto genera un gran problema de comunicación entre departamentos.
  • Liderazgo: se necesitan líderes con una clara visión estratégica para implementar la Salud Digital.
  • Cultura: los profesionales están acostumbrados a hacer exclusivamente aquello para lo que han sido entrenados y el sistema educativo promueve la continuidad frente a la innovación. Se necesita cambiar la cultura de los profesionales.

Inversores:

  • Incertidumbre regulatoria: Una preocupación clara es la inexistencia de una normativa regulatoria que garantice la inversión.
  • Acceso datos: el acceso a las grandes bases de datos no está estandarizado y en algunos casos supone un coste acceder a ellos.
  • Largo horizonte de inversión: no está claro que la inversión tecnológica vaya a reportar mejores resultados.

Industria farmacéutica y sanitaria

  • Reducción ingresos: si no implantamos correctamente la Salud Digital los ingresos de este sector se reducirán radicalmente. Tienen que estar muy claros los incentivos para la industria.
  • Colaboración: para que sea posible es necesario que exista colaboración entre los distintos actores de la industria en este nuevo escenario.
  • Modelo de negocio de riesgo: no está muy claro el potencial retorno de la inversión para la industria. Se necesitan desarrollar nuevos modelos de negocios de recompensa.

Destilando los resultados, los expertos del FTF definieron consensuadamente cuales son las principales barreras para la implantación de la Salud Digital y qué acciones se deben tomar para derribarlas.

Principales barreras y acciones

Las barreras que fueron consideradas cruciales para acelerar los beneficios de la Salud Digital fueron:

Datos: Desde el punto de vista de los datos, la tecnología debe conseguir la interoperabilidad de los sistemas desarrollando estándares que acaben con los silos de información existentes. Los pacientes podrían ser los encargados de liderar esta barrera exigiendo una mejora en el acceso a la información sobre su historial médico y su enfermedad.

Inversión: Desde el punto de vista de los inversores, el consenso es claro: se necesitan nuevos modelos de financiación híbridos, como los bonos de impacto social o compra pública innovadora (CPI) para fomentar la innovación.

Debe existir además un consorcio entre inversión pública y privada. Por otro lado, los organismos reguladores deben compartir sus datos de forma pública. Así, los inversores tendrían más información para tomar decisiones y reducirían la incertidumbre respecto al retorno de la inversión de sus proyectos.

Cultura & incentivos: Desde el punto de vista cultural, la resistencia al cambio es un factor determinante para transformar las organizaciones sanitarias. No existen incentivos para promover un cambio. Por otro lado, se necesita definir una política de resultados, basada en el pago por valor y el bienestar de los pacientes.

La responsabilidad de este colectivo es incorporar lo antes posible la Salud Digital para permitir al sistema sanitario medir el valor que ofrecen a los pacientes.
Esta estrategia del cambio debe ser muy dinámica para conseguirlo implantar la Salud Digital y sobrepasar esta barrera.

Liderazgo: Los líderes deben estar formados para medir y analizar los resultados en salud, y deben permitir además que la innovación se desarrolle de abajo hacia arriba, creando puntos de control para asegurar resultados tangibles. La crisis del sistema es una oportunidad para liderar esta transformación y ser más competitivos.

Incertidumbre política y regulatoria: Se necesita un consorcio interdisciplinar donde estén integrados todos los actores del sistema para desarrollar estrategias políticas y marcos regulatorios que favorezcan la implementación de la Salud Digital y que además estas estrategias estén coordinadas por líderes locales adecuándolas a la casuística de cada región.

Por otro lado, también se necesita reposicionar la cadena de valor para permitir y fomentar la innovación y que además ese valor este alineado con los intereses de todos los agentes implicados.

Conclusiones

  • Beneficios

    Beneficios que aporta la Salud digital

    Ver más
  • Barreras

    Barreras con las que se encuentra la Salud Digital

    Ver más
  • Conclusiones finales

    Conclusione generales entorno a la Salud Digital

    Ver más