Tendencias Globales

Tendencias Globales

Los sistemas de salud viven actualmente una encrucijada que les empuja a una transformación que les permita adaptarse no sólo a nuevas necesidades, sino también a un nuevo modelo demográfico que a medio plazo puede hacerlos insostenibles.

En 2100 la población mundial será de 11.200 millones de personas y todos demandarán atención sanitaria

En 2019 la ONU advirtió en el informe “Perspectivas de la Población Mundial 2019: Aspectos Destacados” que en las próximas décadas se disparará la población mundial por encima de los 10.000 millones. Nuestro planeta cuenta actualmente con unos 7.700 millones de habitantes y alcanzará los 9.700 millones en 2050. El estudio concluye que la población mundial podría alcanzar su punto máximo a fines del siglo actual, con casi 11.000 millones de personas.

William Haseltine, experto que participó en el foro FTF de Salud Digital, a través de su informe “Opportunities for Investment in Health and Wellness” publicado por su fundación ACCESS Health International describe los factores que complican el panorama de asistencia sanitaria global:

La población mundial envejece y la tasa de natalidad está por debajo de la tasa de reemplazo, planteando interrogantes sobre cómo apoyar las consecuencias económicas del cambio demográfico.

 

 

El número de ancianos en países de ingresos medios, incluyendo China, India, Indonesia y México, está aumentando rápidamente. Los pacientes mayores consumen más servicios de salud que los pacientes más jóvenes.

Las expectativas de vida también han aumentado significativamente en los Estados Unidos y China.

La nueva demanda de servicios de salud para la población del futuro es una oportunidad de negocio para las empresas

La conclusión fundamental es que la demanda de servicios de salud para los jóvenes y los ancianos crecerá en los próximos años y las empresas que satisfagan esta demanda de forma inteligente, prosperarán y encontrarán grandes mercados.

Todos los cambios citados anteriormente, nos obligan a pensar en modelos de sanidad, ya sean públicos o privados, donde la tecnología sea el eje sobre el que deben armarse los nuevos servicios de salud del futuro.

El nuevo paradigma de digitalización debe “capilarizar” a todos los estratos que forman parte de la estructura de los sistemas sanitarios, ya sean los propios pacientes, como centro del nuevo modelo, los profesionales de la salud, la industria, así como el resto de agentes sociales que intervienen en el ciclo de la atención.

“La salud de tu gente es la salud de tu economía” William Haseltine

La mayor innovación debe surgir de los propios gobiernos tal y como reseñó William Haseltine. Sin embargo, no todos los agentes del campo de la salud entienden por igual esta estrategia: “La salud de una población es la pieza fundamental para que un país pueda disponer de una economía saludable”.

Un gran porcentaje del gasto de los gobiernos a nivel global se relaciona con el gasto en salud que, en muchos casos supera al gasto en infraestructuras, servicios sociales e incluso al gasto militar. En Estados Unidos se considera una amenaza para la economía y la estabilidad política del país.

Y entonces la ecuación sería: ¿Cómo lograr que los sistemas se transformen?, ¿Cómo hacer que los sistemas ofrezcan atención sanitaria de alta calidad, con costes asequibles haciéndolos además sostenibles y pilares para el desarrollo económico de un país aportando valor para la sociedad?

 

La digitalización de la salud es clave para conseguir una atención sanitaria de alta calidad y a un precio asequible. 

Existen algunos casos de éxito en países como Singapur y Estonia que han desarrollado sistemas sanitarios más eficientes y que pueden servir como modelo de inspiración a nivel global.

Singapur

Singapur es un claro ejemplo de país donde la transformación digital está realmente trasladando este nuevo modelo a la realidad de las personas.

Ofrece un sistema de alta calidad y sin embargo el gobierno gasta solo un 1,2 – 1,3% del PIB para este fin, lo cual es sorprendente comparado con las tasas de Estados Unidos (11%)  o el 7.8% habitual de otros países.

Los resultados en Singapur son espectaculares y científicamente es una prueba de concepto.

Así lo expuso durante foro el experto Jeremy Lim, que citando a su libro “Mito o magia”  asegura que Singapur se ha convertido un living lab en constante innovación. Un caldo de cultivo para la co-creación y la generación de distintos modelos de desarrollo, orientado a la transformación completa de la sociedad.

Empresas como Doc Doc, Medifee, Hello Doc, AMS Health, Flatiron o Lifetech Medical Systems, están cambiando el panorama en la provisión de servicios, en la ejecución de la práctica clínica y en la percepción que los pacientes tienen como responsable últimos de su salud.

Estonia

Pero no es necesario “volar” tan lejos sobre el mapa sanitario global, para encontrar ejemplos parecidos de transformación. Es el caso de Estonia, con 1,3 millones de habitantes, una nación con una economía avanzada y un alto nivel de vida, a la vez que un paraíso tecnológico, donde todos los servicios gubernamentales, incluida la atención sanitaria, está digitalizada.

En 1991, tras independizarse de la Unión Soviética y para conectar con el mundo Occidental, Estonia decidió apostar por la tecnología para transformar su gobierno y su sociedad. Integraron todos los servicios gubernamentales a partir de una infraestructura tecnológica común, involucrando a todos los agentes políticos, sociedad y sector privado. Gracias a este sistema, los estonios han desarrollado una estrecha relación con los servicios públicos digitales. En términos de salud, esto se tradujo en la implantación de un portal virtual de interacción entre el paciente y la administración sanitaria.

A través de este sistema los pacientes pueden visualizar todo su histórico de información sanitaria, sus médicos y las prescripciones farmacológicas. Un portal para profesionales médicos, para proveedores de servicios de salud, conectados por un núcleo común de información que permite el intercambio de datos entre todos ellos.

El sistema además está construido sobre la premisa de la confianza y la transparencia. Esta concepción del sistema proporciona a los ciudadanos estonios la percepción de seguridad tan necesaria, de que sus datos no son utilizados con fines que no sean otros que el bien común y la mejora del propio sistema.

¿Se pueden extrapolar estos modelos?

William Haseltine aseguró que el tamaño o las condiciones económicas de un país determinado no deberían ser un obstáculo para la transformación digital.

Sin embargo, esta transformación solo es posible con el apoyo incondicional de los gobiernos y los partidos políticos, que deben entenderla como un cambio necesario y estratégico para el país, una visión en favor de la salud de la población, frente a los intereses políticos y económicos de distintos sectores interesados.

Innovacion en Salud Digital

  • Tendencias globales

    Tendencias globales

    Tendencias globales que afectan a la Salud digital

    Ver más
  • Nuevos modelos de negocio

    Nuevos modelos de negocio

    La oportunidad de crear nuevos negocios de atención médica es amplia y profunda

    Ver más
  • Políticas regulatorias

    Regulación

    La regulación actual no está alineada respecto a los cambios que se están produciendo con la Salud Digital

    Ver más