Cambios en el sistema alimentario

 

Grandes cambios previstos

Por orden de impacto, los mayores cambios que prevén los expertos del Future Trends Forum de la Fundación Innovación Bankinter en el Sistema Alimentario en los próximos diez años son:

      - Presión del cambio climático: ¿Qué se puede cultivar y dónde? Acelerará la necesidad de reducir los desperdicios alimentarios. Buscar una mayor eficiencia energética a través de toda la cadena de suministro.

      - Automatización en la cadena producción de alimentos: Alto impacto en el mercado laboral.

      - Uso exponencial de tecnologías punteras: La digitalización, como se dice en la página sobre Foodtech, generalizará el uso de nuevas tecnologías como el  Cloud Computing, IoT, Blockchain, e Inteligencia Artificial, que permitirán: ofrecer más transparencia, optimizar la producción, disminuir el desperdicio de alimentos y rediseñar los modelos de negocio.

      - La comida será la medicina preventiva del futuro: Se producirá un aumento en la demanda de alimentos saludables, donde la nutrición personalizada será un eje tractor. Los consumidores buscarán determinados alimentos de alto valor nutricional adecuados a su condición vital, para aumentar la longevidad o prevenir y tratar enfermedades crónicas.

      - Calidad alimentaria vinculada al nivel socio económico del consumidor: El perfil socioeconómico de ingresos altos tendrá nutrición y dietas personalizadas basadas en genética y el perfil de ingresos bajos, consumirá alimentos no personalizados y de peor calidad nutricional. Se prevé también que en algunas regiones del mundo se reduzca el consumo de carne animal, mientras que en otras se aumentará su demanda.

      - Proteínas animales cultivadas e Impresión de alimentos en 3D accesibles y asequibles. Esta alternativa debe democratizarse, ofreciendo a los consumidores precios al alcance de sus bolsillos, que les permitan consumir nuevas proteínas o darles una nueva oportunidad a alimentos infrautilizados, como por ejemplo través de la impresión 3D de recetas.

      - Millenials comprometidos con el cambio. Se producirá un cambio global en el pensamiento sobre la comida entre generaciones. El target de más de 50 años se convertirá en 2030 en el más numeroso para el consumo y con mayor poder adquisitivo. Los expertos del FTF creen que es posible que éstos no sigan el movimiento denominado foodie, impulsado por los millenials que se preocupan por su salud personal y por el bienestar del planeta, apostando por un consumo consciente de alimentos orgánicos, libres de gluten, y contrarios al maltrato animal.

      - Del campo a la mesa, directo al consumidor. ¿La gente seguirá cocinando? Tecnologías como la robótica o el IoT revolucionarán la industria alimentaria, facilitando la expedición y recepción de alimentos y cambiando la forma en que la comida llega al usuario final, donde, además, las plataformas digitales favorecerán la conexión directa entre pequeños productores y consumidores.

 

Iniciativas adecuadas para afrontar los cambios

Las grandes iniciativas que se podrían poner en marcha, se agrupan en cuatro grandes bloques:

      - Nutrición adecuada a nivel mundial.

      - Impacto del sistema alimentario en la salud.

      - Sostenibilidad alimentaria.

      - Soluciones FoodTech

 

Nutrición adecuada a nivel mundial

El cambio climático tendrá un alto impacto en el suministro de alimentos, así como en la creciente desigualdad en su acceso.

Para poder abordar estos problemas, se necesita inversión en los siguientes ámbitos:

      - Tecnología alimentaria (Foodtech): al no depender tanto de la tierra, será más eficiente.

      - Cultivos más resistentes: uso de nuevas especies que puedan soportar climas con otras características definidas por el cambio climático.

      - Agricultura 4.0 (o inteligente), que busca reducir y mejorar el uso de los recursos naturales mediante la aplicación práctica de tecnologías de la información.

Por otro lado, se recomienda promover iniciativas locales de autoabastecimiento y educación culinaria para depender menos de la cadena alimentaria.

 

Impacto del sistema alimentario en la salud

Es necesario impulsar políticas públicas que promuevan el consumo de alimentos saludables y desaconsejar los alimentos procesados que producen obesidad, diabetes, cáncer o enfermedades cardiovasculares.

Se sugiere, además, el lanzamiento de campañas de concienciación, destacando países que han sido reconocidos como los más saludables del planeta.

España y la dieta mediterránea pueden convertirse en un referente a nivel global.

Por último, se recomienda a los gobiernos que promuevan incentivos y políticas económicas que mejoren la calidad alimentaria.

 

Sostenibilidad alimentaria

Es necesario formar e informar adecuadamente al consumidor para que sea un consumidor crítico y sepa discernir entre información y publicidad.

Por otro lado, se recomienda desconcentrar el poder de las grandes empresas multinacionales, a través de la tecnología (drones, robótica, irrigación inteligente, Big Data, etc.), así como la I+D+i, brindando mayores oportunidades a los pequeños productores agropecuarios, pesqueros y acuícolas, con herramientas digitales.

Respecto a las Administraciones Públicas y organismos internacionales, es aconsejable crear políticas, regulaciones y normativas que cambien el paradigma del agricultor de rendimiento por hectárea a beneficio por hectárea, incentivando la mínima huella de carbono y la protección de la biodiversidad.

Los expertos destacan además la necesidad de promover e incentivar la agrosilvicultura y el fintech (tecnología financiera) para desarrollar innovadores modelos de negocio para lanzar cultivos alternativos más sostenible.

 

Soluciones Foodtech

Se deben promover e incentivar las soluciones Foodtech en todos los procesos de la cadena de suministro alimentario, que pueden aportar:

      - Mayor transparencia.

      - Optimización de la producción ante la demanda.

      - Información compartida por todos los actores involucrados.

      - Alimentos que promueven la biodiversidad y disminuyen la huella de carbono.

      - Alimentos más saludables.

      - Mayor resiliencia a las personas que gestionan la materia prima (agricultores, ganaderos, etc.).

 

Recomendaciones generales

      - Revisar a nivel mundial de la estrategia de seguridad alimentaria e implementación de objetivos: Las Naciones Unidas deben coordinarse con los organismos gubernamentales y no gubernamentales, trazando objetivos estratégicos para el sistema alimentario.

      - Promover la colaboración de todos los agentes implicados en la cadena de valor, para reducir el desperdicio y permitir una práctica agrícola diversificada, dietas más nutritivas y asequibles para todos.

      - Desarrollar una verdadera contabilidad de los costes medioambientales a nivel global para todas las empresas que cotizan en bolsa.

      - Implementar el concepto de “coste total de los alimentos” (que el precio de los alimentos incluya los costes ambientales y sobre la salud).

      - Las empresas de telecomunicaciones pueden ofrecer procesos de transformación digital a los productores locales.

      - Promover la innovación en todos los ámbitos y para todos los involucrados en los sistemas alimentarios, para que se pueda dar respuesta a las oportunidades abiertas por los grandes desafíos, aprovechando la tecnología.

      - Crear un fondo internacional intergubernamental Foodtech para el desarrollo de tecnologías alimentarias

      - Los gobiernos nacionales podrían adoptar una política transformadora para reducir el desperdicio de alimentos.

      - Apoyar la mejora de la agricultura de pequeños agricultores mediante herramientas digitales, convirtiéndoles en agroinnovadores.

 

Conclusiones de nuestros expertos 

Los expertos del Future Trends Forum de la Fundación Innovación Bankinter se muestran optimistas respecto a los cambios que se van a producir en la próxima década en el mundo de la alimentación y cómo afrontarlos desde la perspectiva de la triple sostenibilidad (económica, social y medioambiental).

Muchas recomendaciones e iniciativas propuestas tendrán respaldo cuando se celebre la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, convocada por Naciones Unidas para 2021.

Los cinco grandes grupos de agentes trasformadores identificados (agronegocios, gobiernos y agentes reguladores, emprendedores e innovadores tecnológicos, defensores de los consumidores y ONGs, inversores) deben ser los encargados de liderar las acciones del cambio de forma coordinada a todos los niveles de gobernanza.

Garantizar la seguridad alimentaria y nutrir de forma adecuada a toda la población mundial será una iniciativa que se apoyará al máximo en la tecnología y la innovación, para reducir y mejorar el uso de los recursos naturales de la tierra y generar nuevos cultivos más resistentes, preservando además la biodiversidad de éstos.

Los gobiernos y agentes reguladores deben definir de forma urgente un marco legal a nivel global para garantizar producciones sostenibles, incentivando los bonos de biodiversidad.

Desde el punto de vista de los emprendedores e innovadores, se necesitan ejecutar planes nacionales de emprendimiento e innovación que permitan apostar por la producción local y evitar desabastecimientos.

La innovación tiene que ser potenciada para favorecer la implantación inmediata de nuevas soluciones basadas en tecnologías punteras, como:

      - Inteligencia Artificial, Data Science, IoT y Cloud Computing, que garantizarán la sostenibilidad alimentaria.

      - Las soluciones Foodtech serán una realidad en los supermercados, especialmente las de agricultura celular, y las proteínas alternativas. Es crítico desarrollar un marco de regulación que garantice tanto a consumidores como productores, el control de calidad de este tipo de alimentos de laboratorio y si cumplen además con las normas éticas.

Los inversores apuntan la necesidad de desarrollar programas de aceleración e incubación que apoyen los proyectos innovadores en Foodtech con gran potencial y que transformarán el sistema alimentario.

La recomendación última que se destila del trabajo realizado por el Future Trends Forum es:

Avanzar, más allá de la RESILIENCIA, hacia la ANTIFRAGILIDAD de los SISTEMAS ALIMENTARIOS, mediante la INNOVACIÓN.