​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Saltar al contenido
Manufactura en el Espacio

Manufactura en el Espacio

En el espacio se dan varias condiciones que en la Tierra son imposibles, en especial la microgravedad, que permite cosas como fabricar productos sin que necesiten los soportes que serían necesarios en la Tierra, lo que deja optimizar su forma, e incluso darles formas imposibles bajo la gravedad terrestre. La microgravedad también permite que los materiales se mezclen de forma más uniforme, lo que reduce sus impurezas, impurezas que se ven aún más reducidas si la fabricación se hace en el vacío. Así, se han fabricado muestras de fibra óptica, cristales de proteínas, o incluso aleaciones metálicas en un pequeño horno eléctrico a bordo de la Estación Espacial Internacional, por citar algún ejemplo.

El ejemplo más práctico hasta ahora quizás sea el de Made in Space, la compañía estaounidense que ha fabricado la Additive Manufacturing Facility, que para entendernos es una impresora en 3D instalada en la Estación Espacial Internacional que permite tanto fabricar piezas como hacer pruebas de nuevas ideas y conceptos en cuanto a la manufactura en microgravedad. Pero sus planes son  bastantemás ambiciosos, y está trabajando junto con Northrop Grumman y Oceaneering Space Systems en el desarrollo de Archinaut, un módulo que se montaría en el exterior de la EEI capaz de fabricar, ensamblar y reparar estructuras y máquinas, pues además de imprimir en 3D estará dotado de tres brazos robot capaces de manipular las piezas que fabrique.

El problema principal es que es que todavía es caro poner en órbita las materias primas, así que por ahora es difícil justificar estos procesos. Aunque en el futuro, con el abaratamiento de los lanzamientos espaciales y –más a largo plazo aún– con la explotación de materiales que se puedan extraer de asteroides la cosa podría cambiar.

Según el IDA en su estudio sobre el mercado de una Estación espacial comercial, la manufactura en el espacio podría alcanzar unos 320 millones de € al año, aunque es muy tentativa porque en realidad se ha hecho muy poco todavía. De hecho esta cifra corresponde a la hipótesis de la puesta en órbita de una posible estación espacial privada que pudiera estar en funcionamiento a mediados de los 2020 y en adelante.

¿Cómo puede la industria espacial solucionar los problemas de mañana?

Conferencia de Jason Dunn, Cofundador y Director de Made in Space, en la XXXI reunión del Future Trends Forum sobre la Comercialización del Espacio.

Jason Dunn reflexiona sobre cómo ha cambiado la tecnología y el ritmo de crecimiento y se pregunta cómo puede la industria espacial solucionar los problemas de mañana y no sólo los de hoy o los de ayer.

Aplicaciones de la industria espacial