​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Saltar al contenido
Observación en el espacio

Observación

Es otro campo en el que están activas las distintas agencias espaciales casi desde el principio de la era espacial. De hecho el primer satélite meteorológico fue el TIROS-1 de la NASA, lanzado en 1960. Luego le siguieron más satélites de este tipo y otros dedicados a observar otros parámetros como la cobertura vegetal del planeta, el nivel y temperatura de mares, ríos y lagos, el grosor de la capa de hielo de los polos, la presencia de gases de efecto invernadero y contaminación atmosférica. Los datos obtenidos por este tipo de satélites también se usan para la prevención y mitigación de desastres naturales y creados por el hombre.

Pero la mayoría, sino todos, los satélites e instrumentos de observación terrestre que están en órbita hoy en día han sido financiados con dinero público, por lo que los datos que obtienen están disponibles gratuitamente. Así que aquí el negocio está en el procesado de esos datos y en ofrecer servicios basados en ellos que permitan cosas como aconsejar a los agricultores a la hora de explotar sus campos a estudiar patrones de crecimiento de las ciudades para decidir dónde construir un futuro centro comercial y luego estudiar el índice de ocupación de su aparcamiento, siempre que no sea subterráneo, para tener una idea de cómo le va, o utilizar imágenes de la cobertura de icebergs en el océano para optimizar rutas de barcos, por citar algunos ejemplos.

De todas formas en los últimos años, y una vez más gracias al abaratamiento de los lanzamientos y de la construcción de los satélites, han aparecido empresas como DigitalGlobe, ImageSat International o Planet Labs que están lanzando sus propias flotas de satélites para recoger ellos mismos los datos que luego venden. Planet Labs, por ejemplo, es capaz de fotografiar toda la superficie de la Tierra cada día con su constelación de satélites, y esa información diaria puede ser muy valiosa.

Es un mercado cuyo valor se estima en unos 22.000 millones de dólares en la actualidad y que presenta una tasa anual de crecimiento que ronda el 18%

Las oportunidades de la observación terrestre

Conferencia de Marco Brancati, Director de Tecnología del Telespazio Group, en la XXXI reunión del Future Trends Forum sobre la Comercialización del Espacio.

Marco explica la evolución que ha tenido el campo de la observación terrestre y las oportunidades que ésta ofrece.

Aplicaciones de la industria espacial