Comercialización del espacio en España

La Comercialización del espacio en España

Según cifras publicadas en 2018 la industria espacial en España, la quinta a nivel europeo, supone ya un volumen de negocio de algo más de 800 millones de euros –cifra que se ha duplicado en apenas 10 años– que da trabajo a unos 3.500 técnicos. Es la quinta a nivel europeo.
España asumió en 2017 la presidencia del Consejo Ministerial de la Agencia Espacial Europea, que mantendrá hasta 2019, lo que es una oportunidad para hacer cosas que no sólo beneficien a la agencia en su conjunto sino también a la industria espacial española pues en ese periodo se negociarán las inversiones que la UE hará entre 2021 y 2027, estimadas en unos 12.000 millones de euros, en su mayoría a través de la ESA.

 

 

Programas relevantes en este periodo son avanzar en el desarrollo de los cohetes Ariane 6, Vega-C, que tienen su primer lanzamiento previsto para 2020 y 2019 respectivamente, el lanzamiento de la misión ExoMars 2020 (si no hay más retrasos), y la definición y desarrollo de nuevos satélites Sentinel. Una parte importante de la actividad de la ESA estará también en seguir colaborando con la NASA y la participación en la definición y desarrollo de una  nueva estación espacial, probablemente en órbita alrededor de la Luna.

Una primera decisión del Gobierno de España en este sentido fue la de aumentar la contribución a ESA hasta unos 1.500 millones de euros en el periodo que va de 2017 a 2024, lo que supone aumento de 600 millones de euros sobre la cifra comprometida antes. Esto contribuye a que haya una mayor participación de la industria española en los programas optativos de la agencia y a posicionar las empresas españolas para participar con posibilidades de éxito en otros programas, como los gestionados por la Unión Europea como es el caso de Copernicus o proyectos comerciales. En general es una buena noticia porque España está obteniendo un retorno superior a su aportación desde hace más de 20 años.

Éxitos recientes de la industria espacial española son el lanzamiento del satélite PAZ, que nos hace el tercer país en Europa con capacidad propia de observación y control desde el espacio de recursos naturales, territorio e infraestructuras, seguridad, defensa y fronteras, crisis humanitarias o la fabricación en nuestro país del observatorio espacial CHEOPS.

España es, de hecho, de los pocos países capaces de diseñar, construir y operar satélites completos y eso es algo a aprovechar a la hora de desarrollar oportunidades de negocio. Es, de hecho la séptima potencia mundial en fabricación de satélites.

España también tiene experiencia a la hora de desarrollar instrumentos que se integran en satélites o sondas, como por ejemplo el instrumento TWINS, de Temperature and Winds for InSight, Temperatura y Vientos para InSight de la sonda InSight de la NASA. Fueron desarrollados por el Centro de Astrobiología del INTA, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. Y no es la primera vez que el CAB hace algo similar, pues de hecho TWINS está basado en el diseño de la estación meteorológica REMS del rover Curiosity. De hecho el  INTA está en más de diez proyectos internacionales de exploración de Marte.

Otro éxito reciente de la industria espacial española es que la Unión Europea haya decidido instalar en España el segmento de vigilancia de seguridad (GSMC) del sistema de navegación Galileo. Es, quizás, un doble éxito pues el centro de servicio (GSC) del sistema Galileo ya estaba en España, y no es para nada habitual que dos centros coincidan en un mismo país. Esto se une a una participación del 20% en el programa SST (Space Surveillance & Tracking, seguimiento y vigilancia objetos en órbita) de la UE.

Y también lo es el que PLD Space haya sido la empresa seleccionada por la ESA para el desarrollo de un lanzador europeo de microsatélites (por debajo de los 300 kg) con el Miura 5, un cohete cuya primera etapa será recuperable, una tendencia cada vez más clara en la industria de cara a reducir los costes de lanzamiento. Es la primera vez que a ESA convoca públicamente el desarrollo de un lanzador comercial fuera de su flota. PLD Space está también involucrada en el desarrollo del que será el puerto espacial europeo para el lanzamiento de pequeños satélites órbitas polares y sincrónicas al Sol.

Otros nombres que cabe citar como empresas españolas destacadas las actividades de la comercialicación del espacio son:

   - Deimos Imaging, que aunque ahora es una subsidiaria de la compañía canadiense UrtheCast Corp., es una empresa española especializada en sistemas de observación de la Tierra y en productos y servicios de teledetección;

   - GMV, una multinacional con capital privado español especializada en suministrar sistemas, productos y servicios de apoyo a agencias espaciales, operadores y fabricantes de satélites e instituciones europeas;

 

    - Hisdesat, que es una operadora de servicios gubernamentales por satélite para actuar en las áreas de defensa, seguridad, inteligencia y asuntos exteriores;

    - Hispasat, operadora de telecomunicaciones por satélite;

    - Indra, que tiene una división especializada en el uso de tecnologías espaciales aplicadas a operaciones militares;

   - Sener, que ofrece servicios de ingeniería y producción e integración de sistemas;

   - o Zero 2 Infinity, que trabaja en el desarrollo de un cohete que se lanza desde un globo.

Aunque no sólo de grandes empresas está formado el tejido español del Espacio 2.0: recientemente un grupo de jóvenes ganaba una de las categorías del hackatón Space Apps Challenge de 2018 de la NASA, en concreto

Eso sí, no todo van a ser buenas noticias pues hay algo de escepticismo en el sector y falta inversión en nuevas empresas; se puede decir que sólo en EEUU está funcionando el modelo de financiación de startups. Sin embargo hay pequeñas compañías españolas, como Satlantis, que están liderando sus sectores, como es el caso de la observación terrestre y los servicios derivados de ellos.

 

En este contexto hay un cierto debate acerca de si sería necesaria la creación una agencia espacial española. Por un lado, permitiría reunir en un único centro de decisión todas las competencias y actividades relacionadas con el espacio, en teoría optimizando y simplificando las cosas. Pero también hay opiniones en contra porque estiman que el volumen de inversión actual no lo hace necesario. Es un papel que desde 1986 está desarrollando el CDTI, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial.

Sea como sea lo que parece claro es que es necesario saber adaptarse a este momento de cambio con nuevos países y clientes con los que trabajar y nuevos modelos de negocio en los que cada vez se ve más como la industria espacial empieza a colaborar con otras industrias con las que hasta hace poco no tenía mucho que ver. También es importante mantener el nivel de esfuerzo pues aún tenemos margen de mejora ya que la cuota de mercado de España en el mercado global es inferior a su peso económico, aún a pesar de lo bien que están yendo las cosas en los últimos años.

Retos de la comercialización del espacio
  • La indiustria espacial

    Industria Espacial

    Cómo es la industria espacial actual.

    Ver más
  • Oportunidades de la comercializacion del Espacio

    Nuevas oportunidades

    Oportunidades y riesgos de la comercialización del espacio.

    Ver más
  • La comercialización del espacio en España

    El espacio en España

    Cómo es la comercialización del espacio en España.

    Ver más
  • Retos de la comercialización del espacio

    Retos

    Conclusiones y retos de la comercialización del espacio.

    Ver más