La autenticación de la identidad digital

La autenticación de la identidad digital
24 Jul 2016

Es bien sabido que la mayoría de los fraudes de Internet están relacionados con deficiencias en la autenticación digital. Saber realmente con quién estamos tratando por Internet puede resultar una tarea difícil.

La falta de certeza sobre el origen de mensajes de correo electrónico y sitios web puede conducir a fraudes cibernéticos; verificaciones de identidad poco estrictas permiten la suplantación de identidad y la creación de identidades falsas.

La respuesta a los problemas de identidad tiende a ser intensificar las acciones de identificación.

Con el tiempo, hemos tratado de reforzar las débiles identidades digitales mediante códigos de verificación de tarjeta (CVC), mecanismos de identificación basados en conocimientos, y datos biométricos, pero estas credenciales adicionales también son susceptibles de ser robadas y utilizadas fraudulentamente.

Por fin, parece que la tendencia está cambiando, y los ingenieros del ámbito de la identificación están dejando de prestar atención a «quién» somos para centrarse en «qué» somos. Es decir, ¿qué es lo que necesitamos saber acerca de una persona para hacer negocios con ella? ¿Qué atributos específicos de una persona son relevantes en el contexto de cada transacción? La identidad es abstracta y fluida, y, a la hora de la verdad, resulta muy difícil de procesar para un ordenador.

Estamos haciendo un mejor progreso ahora, retrocediendo un nivel para fijarnos en atributos concretos: credenciales, calificaciones, afiliaciones, números de cuenta, identificadores de salud, datos demográficos, etc.

La gestión de la identidad actual debe prestar atención a:

* El contexto de las transacciones y los atributos relevantes concretos.

*La relación entre las partes y la preservación de esta en la red.

* La procedencia de los atributos (de dónde vienen, quién da fe de ellos).

De este modo, avanzaremos en pos de la facilidad de uso, la reducción de contraseñas, la protección ante la suplantación de identidad y el fraude, mayor facilidad para demostrar la identidad, mayor privacidad y menor divulgación de datos personales. Este artículo se incluye en la publicación «Ciberseguridad: un desafio mundial».

*Steve Wilson es vicepresidente de Constellation Research y experto de la Fundación Innovación Bankinter.

También puedes leer este artículo en elmundo.es

 

Archivo Descargar