Cuatro motivos por los que crees que nunca hackearán tu startup... y seguramente te equivoques

Crees que estás a salvo, ¿verdad? Créenos: ojalá sea así