¿Somos tan productivos como creemos?

El sector tecnológico es fantástico, pero no mejora tanto la economía real como creemos.