¡Que nos invaden los bots!

Hasta hace pocos años, si un ejército o un grupo atacaba con éxito y violentamente un país, lo hacía de forma reconocible, con armas físicas y por supuesto reivindicando la agresión.