La inteligencia artificial, ¿arma contra el cambio climático?

Gracias a los algoritmos de la IA, las ciudades podrían ahorrar en costes energéticos y, sobre todo, ser más sostenibles.