Seguridad y privacidad, ¿dónde poner los límites?

Consideramos nuestra privacidad como un derecho básico, pero al mismo tiempo, queremos seguridad, que resulta, a menudo, difícilmente compatible con la privacidad.