El caso Blablacar o cuando el pez chico se come al grande

¿Quién nos iba a decir que una startup acabaría comprando a una compañía ‘grande’?