Emprender a tu ritmo: así es la filosofía bootstrapping

No te vuelvas loco: no tienes por qué emprender a toda velocidad, hay otras alternativas