¿Por qué nos cuesta tanto desconectar del trabajo?

Cada vez existen más formas de comunicarse, lo que ha hecho que el trabajo sea más eficiente. Sin embargo, cada vez es más difícil desconectar del trabajo.