La app de reconocimiento facial que pone en peligro la privacidad.

Aproximadamente, en los últimos tres años los más curiosos han caído en la práctica cada vez más extendida de las aplicaciones de reconocimiento facial.