La oficina se convierte en un arma de distracción masiva

El motivo de este fenómeno es que nunca habíamos estado tan híper-conectados en nuestro puesto de trabajo y que las distracciones nunca habían sido tantas.