​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Conoce cómo la tecnología, la demografía y la globalización están transformando las ciudades.

John de Yonge es Director de Insights del think tank de EY y experto de la Fundación Innovación Bankinter. Este think tank nació para averiguar cuáles son las tendencias que van a moldear la sociedad y los negocios del futuro.

John fue uno de los ponentes en la reunión sobre Ciudades Disruptivas del Future Trends Forum, el think tank de la Fundación Innovación Bankinter, con la conferencia “¿Qué tendencias van a transformar las ciudades?”.

Según la opinión de John, la disrupción beneficiará a las ciudades pequeñas y medianas, siempre que existan modelos de colaboración que lleven a la creación de ecosistemas.

Como coinciden los expertos, la población de las ciudades seguirá creciendo en los próximos años. Sin embargo, como afirma John, existen ciertas limitaciones como: la alteración del clima, el aumento del nivel del mar, la infraestructura envejecida, la población total, el espacio geográfico o los límites de los recursos. Esto crea ciertas oportunidades para las ciudades pequeñas y medianas.

Pero ¿cuáles son esas fuerzas disruptivas de las que habla John de Yonge? Son tres: la tecnología, la demografía y la globalización.

 

En el ámbito tecnológico, se está produciendo una descentralización de las capacidades. Tenemos la capacidad de generar energía de manera descentralizada, la capacidad de fabricar impresoras en 3D Y 4D, realidad virtual, inteligencia artificial… Todas estas tecnologías nos permiten ser productivos y participar en la economía global en cualquier parte.

En cuanto a la demografía, se está revalorizando el espacio urbano por parte de los millenials y de la población más mayor, que quieren una ciudad habitable, con parques y comodidades.

La tercera fuerza es la globalización. Las buenas ideas pueden proceder de cualquier sitio y los inversores buscan esas ideas por todas partes. La globalización favorece a las ciudades pequeñas y secundarias porque tienen menos barreras de entrada y un coste menor de los recursos empresariales.

John anima a las ciudades pequeñas a aprovechar las fuerzas disruptivas y así prosperen. Además, destaca la necesidad de desarrollar un ecosistema donde startups, emprendedores, académicos, sociedad civil y empresas colaboren con las ciudades.

En la conferencia, John cita el ejemplo de la ciudad de Spokane, Washington. Una ciudad de 200.000 personas que ha sabido desarrollar un ecosistema de innovación para probar y experimentar con tecnologías relacionadas con las ciudades inteligentes. Además, han creado un fondo de capital semilla para financiar las ideas que provienen de las universidades para mantenerlas en la zona y una aceleradora para que las empresas crezcan.

La conferencia de John termina con la idea de que las ciudades tienen que ser lugares y plataformas (datos, infraestructuras…) para la innovación y aprovechar las ventajas de la disrupción.

Artículos relacionados

Más en nuestra web