Akademia 07 Ene 2021

Las telecomunicaciones como herramienta básica para la innovación

En el mundo de las telecomunicaciones, cada nueva versión de una tecnología (ahora son Bluetooth 5.0, Wi-Fi 6 y 5G), trae consigo soluciones innovadoras, imposibles de implementar hasta entonces.

El programa Akademia de la Fundación Innovación Bankinter, persigue despertar la actitud innovadora de universitarios españoles con alto potencial, que están a punto de terminar la universidad o acaban de hacerlo. Entre todos los candidatos que se han presentado, se han seleccionado 60 de múltiples disciplinas, colaborando con universidades como Politécnica de Valencia, Pompeu Fabra, Universidad Loyola y Universidad de Santiago de Compostela.

En Akademia, los alumnos recorren un programa práctico que les permite vivir de primera mano un proceso de innovación real: desde aprender a predecir tendencias del futuro a elaborar un algoritmo basado en Inteligencia Artificial. Para ello, contamos con una red de profesionales que destacan en sus respectivos campos y que acompañan a los alumnos aportando sus experiencias y casos prácticos, con el único propósito de ayudar a las nuevas generaciones a generar productos y servicios innovadores para nuestro futuro.

En la tercera sesión, y bajo el título “Las telecomunicaciones como herramienta básica para la innovación”, los expertos Ana Vega y Juan José Rodríguez, ambos con largas e intensas trayectorias en Innovación dentro del grupo Telefónica, han expuesto a los alumnos el papel fundamental de las telecomunicaciones a la hora de innovar y lo inspirador que es comprobar cómo las propias telecomunicaciones son un constante campo de innovación y mejora.

Dada la amplitud del tema de las telecomunicaciones, la sesión se centra en tres tecnologías de conectividad inalámbrica y sus últimas versiones:

  • Bluetooth 5.0

  • Wi-Fi 6

  • 5G

Antes de entrar en las posibilidades que brindan los últimos estándares de estas tecnologías, una brevísima introducción a conceptos importantes por si no estás muy familiarizado:

  • Bandas de frecuencia: La comunicación entre dispositivos de manera inalámbrica, utiliza la emisión y recepción de ondas a lo largo del espectro electromagnético. Las bandas de frecuencia son intervalos de frecuencias dentro de dicho espacio, regulados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Se suelen medir en hercios (para las tecnologías inalámbricas mencionadas, hablaremos de megahercios (MHz, 106 Hz) - o de gigahercios (GHz, 109 Hz).

  • Ancho de banda de transmisión: El ancho de banda se mide como la cantidad de datos que se pueden transferir entre dos puntos de una red en un tiempo dado. Se mide en bits por segundo (bps).

  • Potencia de emisión: Se mide en vatios y es la energía electromagnética necesaria para establecer la comunicación. La potencia utilizada depende del número de comunicaciones simultáneas, de lo lejos que se encuentren los distintos dispositivos y de los obstáculos presentes entre ellos. El alcance depende mucho de la potencia.

Teniendo en cuenta estos conceptos, algunas consideraciones adicionales:

  • Cuanto más alta es la frecuencia, peor atraviesa las paredes y menor alcance tiene la señal. Por ejemplo, 2G, que iba a 900Mhz, tenía más alcance y penetración que 3G, que iba a 1800Mhz.

  • Wi-Fi y Bluetooth funcionan a 2400MHz y 5G parte de 3500MHz.

  • Respecto a los anchos de banda, con 4G podemos llegar a unos 150 Mbps mientras que con 5G se llegará a 1Gbps. Con Wifi, dependiendo del estándar y de la frecuencia sobre la que transmite, nos encontramos con tasas máximas de unos 70Mbps en 2,4GHz y de unos 400Mbps en 5GHz.

  • Respecto a la potencia, Wi-Fi y Bluetooth tienen una potencia muy bajita comparada con la potencia de la tecnología móvil 4G o 5G.

Dicho todo esto, otro factor determinante es el precio del chip para cada una de las tecnologías. En función de la potencia y de la calidad de lo que se quiere transmitir, vamos desde los 20 euros de un chip de telefonía móvil, a los 2 euros de un chip Wi-Fi y hasta menos de 1 euro de un chip Bluetooth.

Así pues, las innovaciones que podamos pensar utilizando las telecomunicaciones tendrán que tener en cuenta todos estos aspectos para implementar la mejor solución en cuanto a alcance y calidad con el menor precio posible.

Por ejemplo, Wi-Fi no es recomendable en fábricas o cadenas de producción, debido a que, por un lado, funciona en unas bandas de frecuencia gratuitas y libres, con lo cual, todos los dispositivos que se conectan compite por ellas y no se puede asegurar su disponibilidad para los dispositivos críticos de la fábrica.  ¿Cuál es la solución entonces para un entorno industrial? Utilizar redes privadas de 4G (y, en breve, de 5G).

Veamos ahora brevemente qué aportan cada una de las nuevas versiones:

¿Qué aporta Bluetooth 5.0? Lo más importante quizás es la disminución del consumo de energía mediante el denominado Bluetooth Low Energy. También tiene mejoras en la velocidad de transmisión, el ancho de banda y la distancia máxima de cobertura. Oficialmente, la velocidad se duplica, la distancia se cuadruplica y el ancho de banda se multiplica por ocho.

¿Qué aporta Wi-Fi 6? Incrementa un poco el alcance, necesita menos potencia y por tanto, consume menos energía y, para evitar interferencias, utiliza lo que se denomina BSS Coloring, que optimiza la reutilización de canales y el uso eficiente del espectro.

¿Qué aporta 5G? Promete hasta un millón de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado, con lo que veremos un despliegue sin precedentes de dispositivos IoT (Internet of Things). Además, la latencia disminuye muchísimo: desde latencias superiores a 30 milisegundos para 4G, bajaremos a 1 milisegundo con 5G. También multiplica los anchos de banda tanto de subida como de bajada de contenidos hacia y desde la red.

La conclusión es que todos los retos se pueden ir solucionando y que, con cada nueva versión, se van solucionando los retos propuestos en los distintos organismos internacionales.

Tanto Ana como Juanjo, nos señalan la importancia de hacer casos de uso con clientes, de manera que se vea cuál es la combinación de tecnologías que mejor resuelve una problemática específica.

Otro ejemplo: Para que 5G funciona casi tan bien como la fibra óptica, lo que se hace es acercar la computación al borde de la red, lo que se denomina Edge computing.

Los casos de uso de la tecnología 5G a día de hoy son ya espectaculares: desde aplicaciones de traducción simultánea en tiempo real, a mantenimiento preventivo de líneas de ferrocarril, pasando por la asistencia remota de expertos en cirugías o a la realidad aumentada aplicada en el ámbito de turismo. Todos casos reales, en los que han participado Ana y Juanjo.

Aquí dos de los casos que presentaron en clase los expertos:

Noticias de Telefónica: Así se realiza una operación quirúrgica a distancia con 5G: ¿de verdad cambia algo? (elconfidencial.com)

Telefónica y Adif comienzan a vigilar con drones las vías de los trenes - elEconomista.es

 

También puede leer: 6 ámbitos que la tecnología 5G cambiará para siempre.

Según tus estudios universitarios, ¿qué otros ámbitos se te ocurren en los que las nuevas tecnologías inalámbricas podrían crear soluciones originales que generan valor, social o económico, de forma sostenible? Es decir, ¿dónde puede haber INNOVACIÓN?

El programa Akademia de la Fundación Innovación Bankinter lleva celebrándose exitosamente desde 2008, habiendo ayudado a más de 1.600 estudiantes a adquirir capacidades y habilidades esenciales que han marcado la diferencia en su trayectoria profesional.

Artículos relacionados

Más en nuestra web