El teletrabajo, impuesto en los momentos más duros de la pandemia, ha llegado para modificar el paisaje laboral hacia un modelo híbrido y flexible.

¿Cómo será el futuro del trabajo? Es la pregunta con la que arrancamos una serie de artículos donde vamos a desgranar los aspectos más relevantes del trabajo del futuro, con vistas a la celebración el próximo mes de julio de nuestro Future Trends Forum sobre el tema: aspectos como qué tecnologías están permitiendo el cambio, cuál es el nuevo papel de la Gestión de Personas, qué adaptaciones están llevando a cabo las organizaciones, o, en el caso que nos ocupa hoy, qué nuevas formas de trabajar están surgiendo.

Trabajar para una sola compañía, de 08:00 a 17:00, en una oficina determinada, está a punto de convertirse en tan sólo una opción más, debido a las nuevas formas de trabajo que están surgiendo.En este sentido, existen tres tendencias claras:

  1. Los profesionales demandan flexibilidad. Sólo un 4% de los empleados desea volver a trabajar todos los días en la oficina y sólo un 12% de los empleados afirma que le gustaría teletrabajar siempre, según se desprende del estudio “Un lugar de trabajo sostenible: hacia un modelo remoto y presencial” realizado por IESE y Savills Aguirre Newman. A la gran mayoría les gustaría tener un esquema flexible. Teletrabajar dos o tres días a la semana, sería la opción óptima. Las cifras vienen a coincidir con otros estudios internacionales, como el realizado por Slack en Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón y Australia: el 12% dijo que quiere volver al trabajo de oficina a tiempo completo, el 13% teletrabajar a tiempo completo, mientras que el 72% quiere un modelo híbrido oficina-teletrabajo.
  2.  Auge de los nómadas digitales, y las iniciativas nacionales, regionales y locales para atraerles. Este movimiento está tomando tanta relevancia que ya se ha popularizado el término “poblaciones Zoom" (“Zoom towns”); lugares que están atrayendo a profesionales por la calidad de vida que ofrecen y los atractivos precios de las viviendas, permitiendo reactivar y diversificar su economía. 
  3.  Boom de las plataformas digitales laborales. Los nómadas digitales y, en general, los freelancers, utilizan plataformas digitales de trabajo para ofrecer sus servicios. Existen multitud de este tipo de plataformas, con diferentes modelos de funcionamiento, diferentes públicos y diferentes niveles de tarifas. En España, entre las generalistas, podemos encontrar a MaltFreelancer o CornerJob. Entre las especialistas, nos encontramos plataformas como Cuideo, para el cuidado de personas o TaskRabbit, traída recientemente a España por IKEA, para hacer todo tipo de arreglos domésticos (sería como una plataforma digital de “manitas”).

Estas tres tendencias afectan a aspectos fundamentales de nuestras vidas, como la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, o la necesidad de formación continua a lo largo de toda la vida. 

¿Cómo se instrumentarán estas nuevas formas de trabajar?

En un reciente correo electrónico enviado a sus más de 130.000 empleados, el CEO de Google y Alphabet, Sundar Pichai, apuntaba una de las claves principales de la nueva forma de trabajar: El futuro del trabajo es la flexibilidad.

Otra clave, quizás más importante, es que la forma de trabajar esté más centrada en las personas y en conseguir que desplieguen con mayor autonomía su talento y creatividad. Esto requerirá de nuevas formas de liderazgo y de nuevas habilidades y capacidades.

Para Nickle LaMoreaux, Directora de Recursos Humanos de IBM, este enfoque descentralizado conlleva riesgos, especialmente a corto plazo. En el peor de los casos, podría conducir al caos organizacional, donde las diferentes partes de una organización no pueden sincronizarse porque operan a ritmos diferentes. Pero, en el mejor de los casos, promete abrir el acceso mas amplio al talento, empleados más capacitados y organizaciones que pueden operar con una agilidad que nunca hubiesen soñado.

Por el lado de los freelancers y las plataformas colaborativas laborales, hay tres tendencias de futuro que irán madurando y que son cada vez más necesarias, de acuerdo al experto Fabian Wallace-Stephens:  

 

  1. Nuevas necesidades de formación: La formación continua (lifelong learning) en habilidades tanto hard como soft es una necesidad imperiosa para todos los profesionales, y en especial, para los freelancers. Se estima que el 85% de los trabajos que existirán en 2030 no existen hoy en día. El ritmo de cambio será tan rápido que los empleados tendrán que aprender "sobre la marcha" utilizando nuevas tecnologías como la realidad aumentada. La capacidad de adquirir nuevos conocimientos será más valiosa que el conocimiento en sí. De hecho, esta capacidad de adquirir nuevos conocimientos es la segunda habilidad laboral más importante de cara al futuro, sólo por detrás del pensamiento crítico e innovador, según el Foro Económico Mundial (WEF).

  2. Necesidad de seguridad económica: Están surgiendo y surgirán con más fuerza, iniciativas que ayuden a los trabajadores, en particular a aquellos en la gig economy y otras formas de trabajo freelance, a aumentar y estabilizar sus ingresos, y ofrecer protecciones y beneficios, más allá de los que ofrezcan los gobiernos. En este sentido, el experto del Future Trends Forum, Albert Cañigueral, apunta que está surgiendo toda una industria de servicios digitales a través de plataformas colaborativas, que van desde seguros por baja o incapacidad temporal (Muno) hasta beneficios sociales cuando existen varios empleadores (Alia). 
  3. Necesidad de órganos de representación: Nuevos tipos de sindicatos, cooperativas y otras formas organizativas que dan a las personas la posibilidad de opinar, influir y defender sus condiciones de trabajo. El colectivo de freelancers crece -sólo en Europa hay más de 22 millones de profesionales que trabajan por cuenta propia, de los cuales, más de 3 millones son expertos de alta cualificación- y con ello, sus necesidades de tener voz en la sociedad y de defender sus intereses.

Tres consideraciones transversales

Hablemos de modelos híbridos o de freelancers, hay tres movimientos sociales que deben tenerse en cuenta:

  1. Brecha de género: La flexibilidad laboral es un vector muy potente para cerrar la brecha de género. Los datos son irrebatibles: Las mujeres pasan mucho más tiempo que los hombres en trabajos no remunerados (básicamente, en actividades del hogar y cuidado de niños y mayores): más de 1,1 billones de horas al año, en comparación con menos de 400 mil millones de horas para los hombres, según el informe “The future of women at work: Transitions in the age of automation” del McKinsey Global Institute (MGI). El trabajo híbrido puede y debe equilibrar esta balanza, concienciando a todos de la necesidad de mayor equilibrio y poniendo en marcha las acciones necesarias.
  2. Longevidad: El aumento de la longevidad en buena salud va a llevar a las personas más senior a querer seguir aportando su experiencia y conocimientos a aquellas causas alineadas con sus valores y que colmen sus anhelos. Surgen iniciativas colaborativas de seniors y cobre fuerza la idea de la potencia innovadora de equipos mixtos entre profesionales junior y profesionales senior.  Un ejemplo paradigmático del éxito de esta fórmula es el de la empresa internacional de ciencia y tecnología Merck KGaA con su proyecto Innovation Cup: Algunos de los estudiantes más brillantes junto con jubilados de la compañía, han generado ideas innovadoras que ya están creando valor, desde la creación de nuevos medicamentos, hasta la generación de proteínas valiosas a partir de desechos plásticos.
  3. Inclusión: El teletrabajo y el modelo híbrido que se está instaurando es una oportunidad única de integración de personas con discapacidades: La tecnología puede y debe romper barreras para las personas con discapacidad en el entorno profesional. Asegurarse de que el futuro del trabajo sea accesible es la misión de iniciativas como Disability Hub Europe, liderado por Fundación ONCE y cofundado por la Comisión Europea.

Seguiremos publicando artículos sobre cómo va a ser el futuro del trabajo. Suscribete a nuestro blog.

Artículos relacionados