Inteligencia Artificial

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

La Inteligencia Artificial (IA) está en todas partes: nos recomienda la música que escuchamos, las series que vemos y lo que leemos. Responde a cada búsqueda online, a nuestras órdenes en casa y a las de Gobiernos, empresas y todo tipo de organizaciones. Puede ver, leer, escuchar y dar respuesta. Lo mismo limpia el suelo que escribe noticias, traduce textos, recomienda estrategias de negocio o una buena dieta, analiza nuestra salud, o asiste en la conducción o en la selección de recursos humanos.

La inteligencia artificial aprende de nosotros para mejorarse a sí misma.

Pero ¿qué es la Inteligencia Artificial?

No existe una definición consensuada de inteligencia artificial, pero son muchos los que la han definido.


Ramón Llull, polímata medieval del siglo XIII y considerado precursor de esta tecnología, sus ideas religiosas le llevaron a crear una rueda mecánica pensante para validar o invalidar argumentos, implementando un razonamiento artificial a argumentos de la fe cristina.

Nuria Oliver, en su discurso de toma de posesión de su cargo en la Real Academia Española de Ingeniería (RAI), situó el origen de la IA en la antigüedad, con los primeros autómatas que liberaban de su trabajo a Hefesto (Dios griego del fuego y la forja). 
Ya a mediados del siglo XXI, Marvin Minsky definía Inteligencia Artificial como "la ciencia de hacer que las máquinas hagan cosas que requerirían inteligencia si las hiciera un humano".


José Manuel Molina, catedrático de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad Carlos III de Madrid, añade que la IA son básicamente algoritmos (secuencia de pasos) que ejecuta una máquina.

La explosión actual de la IA tiene que ver con el aprendizaje profundo y también con el aprendizaje automático, que, como lo define la multinacional de software SAS, automatiza la construcción de modelos analíticos mediante el análisis de grandes volúmenes de datos que permite identificar patrones y tomar decisiones con la mínima intervención humana, aprendiendo por sí mismo.

Pero en la actualidad la IA es limitada y sus técnicas son básicamente las mismas que hace treinta años.  Ha sido el avance de la infraestructura y de la capacidad de computo, lo que han hecho que la IA pueda responder a más necesidades y que estén emergiendo nuevas aplicaciones. Por ello, hay expertos que dudan sobre si el término inteligencia artificial es el apropiado.


Pablo Gervás, director del grupo de investigación en Interacción Natural basada en el Lenguaje y el Instituto Tecnología del Conocimiento de la Universidad Complutense de Madrid, señala que si bien cada una de las capacidades de la IA por separado puede considerarse un ingrediente para la inteligencia, hay que diferenciarla de la inteligencia humana ya que las máquinas necesitan desarrollar muchas habilidades y sobre todo combinarlas y saber cambiar de una a otra.

Ramón López de Mántaras, aclara que ningún programa o máquina ha pasado siquiera el test de Turing, que evalúa si una máquina puede tener un comportamiento indistinguible al de un humano por vía textual. Esto define a la IA como un sistema basado en la ‘competencia sin comprensión’, un postulado ampliamente compartido, y también discutido, en la comunidad científica, propuesto por el filósofo de la mente y científico cognitivo Daniel Dennett, que cree que quizás con los años la IA pueda ser capaz de leer y entender un texto, pero hoy por hoy solo lo lee (sin comprensión). Para algunos expertos no importa si la IA comprende, porque el propósito de la IA es aprender e imitar un comportamiento inteligente.


Por último, para nuestro Patrono y reconocido neurocientífico Antonio Damasio, la IA no es ni más ni menos que “una herramienta práctica para aumentar las capacidades y mejorar la naturaleza de los humanos, concebida por los humanos”. Cree que es parte de nuestra manera de evolucionar.

 

Nosotros le hemos preguntado a nuestro expertos ¿qué es la Inteligencia Artificial?

Capacidades de AI

¿Qué es capaz de hacer la Inteligencia Artificial?

El catedrático de la Universidad de Valencia José Hernández-Orallo, participante en el seminario HUMAINT del Centro Común de Investigación (JRC-CAS) de la Comisión Europea, enumera las áreas principales de la inteligencia artificial:

- Representación del conocimiento mediante ontologías, diferentes tipos de lógica o inferencia posible (X es un ave, luego X puede volar).

- Planificación y programación temporal y planificación probabilística.

- Aprendizaje automático: modelos lineales, árboles de decisión, redes neuronales. 

- Reconocimiento de patrones.

- Visión artificial, reconocimiento facial, biometría.

- Procesamiento del lenguaje: reconocimiento del discurso, generación de lenguaje natural, resumen, recuperación, traducción, etiquetado, análisis de sentimientos, etc. 

 

 

El inversor y gurú chino de la IA Kai-Fu Lee enmarca el desarrollo de este conjunto de tecnologías en cuatro diferentes olas:

1. El internet de la IA, una primera etapa de implementación alimentada por la gran cantidad de datos que fluyen a través de la web, que crean un perfil detallado de nuestras personalidades, hábitos, demandas y deseos: la receta perfecta para un contenido más personalizado para mantenernos en una plataforma determinada, o para maximizar los ingresos o ganancias.

2. Inteligencia empresarial, con una IA caracterizada por la capacidad de explorar las correlaciones ocultas que escapan a nuestra lógica lineal de causa y efecto y que puede superar incluso al más veterano de los expertos.

3. Percepción inteligente, que se actualiza con los ojos, oídos y miles de diferentes sentidos, que recopila nuevos datos que nunca antes se habían capturado, que son usados para crear nuevas aplicaciones. Sensores y dispositivos inteligentes como interfaces de voz o aplicaciones de visión artificial son algunos ejemplos.

4. IA autónoma, “la ola más monumental, pero también la más compleja”, según Lee. Esta integra todas las olas anteriores: da a las máquinas la capacidad de sentir y responder al mundo que las rodea, de moverse de forma intuitiva y de manipular objetos con la misma facilidad que un humano. Los vehículos autónomos son su máximo exponente por el momento.

De estas diferentes capacidades de la IA emanan multitud de aplicaciones posibles. ¿Qué es posible hacer ya? ¿Cómo la estamos usando e incorporando a los negocios y a la vida cotidiana, activa o pasivamente? 

Aplicaciones de la Inteligencia Artificial

Casi sin darnos cuenta, la IA se ha integrado en nuestro día a día. La llevamos en nuestro bolsillo, en nuestras pantallas. La tenemos en casa, en la escuela, en el trabajo e incluso en nuestros planes de ocio; está en el sector servicios, en la industria y en la agricultura. Con mayor o menor éxito, muestra sus armas en el camino hacia la personalización en sectores como la medicina, la educación e incluso la belleza y, en general, el consumo. También persigue la optimización, ya sea del tráfico, de la cadena de suministro, de los cultivos; del rendimiento empresarial mental y físico. Es incluso capaz de componer música o generar creaciones artísticas.

 Para nuestro patrono Wilfried Vanhonacker  "La IA y el big data en conjunto no solo están dando lugar al mayor mercado emergente hasta la fecha sino que van mucho más allá. Cambiarán fundamentalmente la mayoría de las industrias. Todos los procesos de  negocio serán inteligentes”.

Gestión y optimización de negocio, marketing y publicidad, salud y bienestar, movilidad,  finanzas junto con los ámbitos legal y policial, la logística y el trabajo son las áreas de aplicación de la IA destacadas por los expertos reunidos en el Future Trends Forum:

  • Que es IA
    Qué es IA

    Definición de Inteligencia Artificial

    Ver más
  • Contexto social de IA
    Contexto social

    Marco e impacto social de la IA

    Ver más
  • Potencial IA
    Potencial

    Potencial técnico y futuro de la IA

    Ver más
  • Recomendaciones IA
    Recomendaciones

    Nuestros expertos para el desarrollo de IA

    Ver más