Agricultura y IoT

La agricultura ha visto una serie de transformaciones tecnológicas en las últimas décadas, siendo una actividad cada vez más industrializada e impulsada por la tecnología. Mediante el uso de dispositivos inteligentes de IoT, los agricultores obtienen un mejor control sobre el proceso de cría de ganado y de seguimiento de cultivos, lo que hace los procesos más predecibles y mejora su eficiencia.


Por ejemplo, los sensores colocados en los campos permiten a los agricultores obtener mapas detallados de la topografía y los recursos en el área, así como variables como la acidez y la temperatura del suelo. Por otro lado, pueden usar sus teléfonos inteligentes para controlar de forma remota sus equipos, cultivos y ganado, así como para obtener estadísticas sobre la alimentación y producción del ganado. Combinando IoT con Big Data, se pueden incluso realizar predicciones estadísticas para sus cultivos y ganado.


En la literatura especializada se utiliza el término de Agricultura Inteligente (Smart Agriculture o Smart Farming) para designar las soluciones IoT en este ámbito.

Las soluciones IoT aplicadas a la agricultura buscan principalmente:

 - aumentar la eficiencia de los procesos y por ende, la productividad, 
 - disminuir los riesgos inherentes a la actividad (climáticos principalmente),
 - reducción de costes y reducción de residuos gracias al mayor control sobre la producción,
 - mejorar la calidad y la cantidad de producto.

En esta área, además de las tecnologías potenciadoras del IoT, debemos contemplar el uso de drones como una tecnología clave para las soluciones IoT agrícolas. Con el uso de drones aéreos y terrestres se puede evaluar de la salud de los cultivos, realizar labores de riego, fumigación o siembra, y realizar análisis de campos.
Dado que los drones recolectan imágenes multiespectrales, térmicas y visuales mientras vuelan, los datos que recopilan brindan a los agricultores información sobre una gran variedad de métricas: índices de salud de las plantas, conteo de plantas y predicción del rendimiento, medición de la altura de la planta, medición de clorofila, contenido de nitrógeno en trigo, existencia de maleza, etc.

Un proyecto muy interesante a nivel europeo es Internet of Food & Farm 2020 (IoF2020). Este proyecto subvencionado por la comisión europea con 30 millones de euros, persigue hacer realidad la agricultura de precisión y apuesta por una cadena de valor alimentaria más sostenible. Como dicen en su página web: “Con la ayuda de las tecnologías IoT, se pueden obtener mayores rendimientos y productos de mejor calidad. El uso de pesticidas y fertilizantes disminuirá y la eficiencia general se optimizará. Las tecnologías de IoT también permiten una mejor trazabilidad de los alimentos, lo que lleva a una mayor seguridad alimentaria.”. Desde este proyecto se han apoyado numerosas soluciones IoT en Europa, siendo España alrededor de una decena de proyectos en marcha. Entre ellos, uno muy interesante es el uso de IoT para reducir el uso de productos fitosanitarios, a través de pulverizadores inteligentes altamente eficientes y habilitados con IoT. La adaptación precisa y automática de los pulverizadores a zonas de campo específicas, así como el tener en cuenta las condiciones individuales de las plantas, reduce los costes y mitiga el impacto ambiental de los pesticidas/insecticidas. 

 

Respecto a soluciones más enfocadas a la ganadería, el IoT se utiliza para:
 - El seguimiento del movimiento y las ubicaciones del ganado para evitar posibles pérdidas o robos.
 - La medición de la fertilidad de las hembras para tomar mejores decisiones sobre la cría.
 - Monitorización del comportamiento de las cabezas de ganado, hábitos alimenticios, condiciones de salud, etc, que puedan mejorar la calidad de vida de las mismas.