Industria 4.0

Es, junto al ámbito de las ciudades inteligentes, el que mayor actividad refleja en el campo de IoT (Internet de las cosas). 

La Industria 4.0 se refiere al uso de la automatización y el intercambio de datos en la fabricación. Según el Boston Consulting Group, hay nueve tecnologías principales que componen la Industria 4.0: Robots autónomos, Simulación, Integración de sistemas horizontales y verticales, IoT, Ciberseguridad, Cloud Computing, Fabricación aditiva, Big Data, y Realidad aumentada. Estas tecnologías se utilizan para crear una "fábrica inteligente" donde las máquinas, los sistemas y los humanos se comunican entre sí para coordinar y monitorizar el progreso a lo largo de la línea de ensamblaje. 

Por lo tanto, estamos hablando de la aplicación del IoT a sistemas industriales automatizados existentes que buscan mejoras dramáticas en productividad y eficiencia. Los sectores más comunes podrían ser las fábricas a gran escala o plantas de fabricación, pero también el transporte y logística, incluyendo las aplicaciones de gestión de la cadena de suministro (Supply Chain Management).

Los sistemas industriales automatizados existentes dentro de las fábricas pueden haberse instalado hace más de una década, por lo tanto, integrar la información de estos sistemas para soportar IoT presenta ciertas dificultades a la hora de gestionar y adaptarse a la infraestructura existente.

Las soluciones industriales de IoT deben incluir puertas de enlace (gateways). Básicamente, estas puertas de enlace pueden ser un dispositivo o un programa de software que permite la conexión entre la nube y los sensores o controladores. Uno de los principales usos de las puertas de enlace es traducir los protocolos utilizados en la planta de fabricación a los admitidos para manejar datos en la nube. Además de esto, las puertas de enlace son vías eficientes para el registro de datos y las soluciones de procesamiento de la información. Es lo que se denomina Edge Computing. 

En el argot técnico , a estas soluciones se las denomina IIoT (industrial internet of things). Aunque en ciertas taxonomías, las soluciones de ciudades inteligentes, vehículos autónomos y salud se encuadran dentro del IIoT, hemos preferido tratar estos tres ámbitos por separado para facilitar la comprensión del impacto de cada uno de ellos.

Según un estudio de PTC,América lidera la adopción de IIoT con un 45%, seguidas por EMEA (33%) y Asia Pacífico (22%). Los principales sectores que implementaron soluciones IIoT fueron los productos industriales (25%) seguidos por la electrónica y la alta tecnología (23%) y la industria automotriz (13%).

 

 

Algunos ejemplos de instalaciones IoT en la industria:

General Electric es un conglomerado multinacional, activo en segmentos de salud, aviación, energía renovable, generación eléctrica, fabricación aditiva, iluminación, transporte, petróleo y gas, además de en capital de riesgo y finanzas. Ha instalado casi 10.000 sensores en su planta de fabricación de baterías. Estos sensores están conectados con más de 400 fábricas en todo el mundo. Su propósito es reunir miles de variables del proceso cada 250 milisegundos. Estos datos se extraen para alimentar soluciones de Big Data y notificar de las desviaciones o anomalías para poder tomar medidas preventivas o correctivas.

Nuestra experta del FTF Rebecca Lawson nos explica como es la Digitalización de las Cosas en GE:  
 

 

Stanley Black & Decker, fabricante de herramientas, trabaja en la monitorización de sus líneas de producción en tiempo real a través de dispositivos móviles, RFID y Wi-Fi, con lo que han conseguido una mejora en la efectividad del equipamiento del 24%, una mejora del 10% en la utilización de mano de obra y una mejora del 10% en el rendimiento global de su planta de Reynosa, México. 

 El Grupo Bosch, proveedor líder mundial de tecnología y servicios, está aplicando IoT para la monitorización de los flujos de producción, y Big Data para el mantenimiento preventivo. Con esto ha conseguido aumentar la productividad un 20% desde 2012 en 11 de sus plantas de producción con más de 6.000 máquinas conectadas en total. Bosch tiene 250 fábricas en todo el mundo, y el plan de la compañía es introducir la misma tecnología en todas ellas.

Seat ha implantado soluciones IoT con el objetivo de tener una mejor gestión de su fábrica de Martorell. Se monitorizan tanto maquinaria como instalaciones, generando un sistema de alertas tempranas. También utilizan más de 250 vehículos guiados automáticamente que permiten transportar motores, cajas de cambio, etc.

Una aplicación muy horizontal en la industria y que también es común en las ciudades inteligentes y en los hogares y edificios inteligentes es la optimización del gasto energético; básicamente, la reducción del consumo de energía eléctrica. Al igual que en el otro gran sector de aplicación del IoT, el de ciudades inteligentes, en el sector industrial también encontramos asociaciones que persiguen entre sus fines,  la interoperabilidad y el acuerdo en estándares. La más potente en este ámbito es The Industrial Internet Consortium.